Por qué Simeone es la envidia de los entrenadores (además de por su sueldo)

Es el entrenador mejor pagado junto a Pep Guardiola, pero lo más destacable es que en el tiempo que Simeone lleva en el banquillo del Atlético, la media es de 8 cambios de técnicos

Foto: Simeone, en una rueda de prensa tras un entrenamiento con el Atlético de Madrid. (EFE)
Simeone, en una rueda de prensa tras un entrenamiento con el Atlético de Madrid. (EFE)

"Estoy convencido del paso que estamos dando. Confío en el club y, sobre todo, en los futbolistas". Por si alguien tenía aún alguna duda de que hoy por hoy la figura de Diego Pablo Simeone (Buenos Aires, 1970) está por encima del Atlético de Madrid, basta con analizar estas declaraciones tras la ampliación de su contrato hasta 2022 para corroborarlo. Aunque el club ligó el anuncio de la renovación al 14 de febrero, en relación al dorsal que el argentino lucía en su etapa de jugador y al día de San Valentin mediante el hastag #EnamoradoDelAtleti, el Cholo no es de regalar flores o bombones y prefiere hablar de trabajo, esfuerzo, luchar, competir, las señas de identidad de su equipo.

Como suele decir Juanma Lillo, 'exiliado' en el fútbol japonés para entrenar al equipo de Iniesta, "tengo claro por qué nos echan a los técnicos: por perder. Lo que aún no sé es por qué nos contratan. Es un misterio, como el de la Coca-Cola". Bueno, pues el caso del Cholo es una excepción, pues en el Atlético de Madrid siempre han tenido muy claro por qué ficharon a Simone y, sobre todo, por qué le han vuelto a mejorar y ampliar su contrato. Sus números están ahí: una Liga y una Copa, títulos que ya conquistó como jugador rojiblanco, más dos Europa League, dos Supercopas de Europa y una de España. Un total de 407 partidos, de los que el Atleti ha ganado 250. Sin embargo, lo que más se valora de Simeone son los intangibles.

Sirva este decálogo de frases del Cholo para entender, no solo su discurso, sino su filosofía, la cual ha hecho propia el Atlético de Madrid: "Somos el equipo del pueblo". "Quiero contarles por qué ganaron estos chicos el partido: porque jugaron con el corazón de todos ustedes". "Estos chicos nacieron con unos huevos muy grandes, felicito a sus mamás". "Aspiro únicamente a ser un equipo molesto". "Los partidos hay que jugarlos con el cuchillo entre los dientes". "Jugamos cada partido como si fuera el último". "El esfuerzo es la magia que transforma los éxitos en realidad". "Los partidos no los ganan los que mejor juegan, sino los que están más seguros de lo que hacen". "No ganan siempre los buenos, ganan los que luchan". "Como en las grandes batallas, a veces no gana el mejor, sino el que está más convencido". Como pueden comprobar, mucho sudor, pero ni una gota de fútbol... Así es el Cholismo.

Y, claro, el argentino es consciente de que en pocos lugares, por no decir en ninguno, encontrará lo que le ofrece el Atlético, donde es considerado el alma del club, hasta el punto de que ya no se sabe muy bien si el Atleti es como Simeone o Simeone es como el Atleti. Además, la mayor parte de la hinchada le idolatra y, quizás lo más importante tratándose de un profesional, sus emolumentos no se los pagarían en otro sitio: cerca de 20 millones de euros por temporada que le situan junto a Pep Guardiola como el entrenador mejor pagado y entre los mejores futbolistas del mundo.

Su propuesta competitiva más que futbolística gustará más o menos. A mí personalmente nada, como imagino que le sucederá a la gran mayoría de los aficionados a los que les gusta el fútbol, pero no son colchoneros. El infumable partido de Vallecas que acabó con victoria por 0-1 es solo el último ejemplo. Sin embargo, es innegable el mérito que tiene Simeone, pues en pocas profesiones como la de entrenador, y más en un fútbol tan inestable como el español, resulta tan complicado mantenerse tantos años en el puesto, de modo que de igual manera que se habla del Real Madrid de (Florentino) Pérez y del Barça de Messi, el apellido del Atlético es Simeone. Normal pues que sea la envidia de todos sus colegas, y no solo por su sueldo...

Simeone, entre Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil, tras su renovación. (EFE)
Simeone, entre Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil, tras su renovación. (EFE)

Casi 8 técnicos de media en los otros clubes

Si analizamos los 12 equipos que estaban en Primera la temporada 2011-12 y también lo están en la actual, nos encontramos que desdel 2011, el año que el Cholo llegó (para quedarse) al banquillo del Atlético, el que menos cambios de entrenador ha realizado es el Rayo Vallecano, con 5: Sandoval, Jémez, Sandoval, Baraja y Míchel. Le siguen, con 6 relevos, el Real Madrid (Mourinho, Ancelotti, Benítez, Zidane, Lopetegui y Solari), el FC Barcelona (Guardiola, Vilanova, Roura, Martino, Luis Enrique y Valverde), el Espanyol (Pochettino, Aguirre, Sergio González, David Gallego y Rubí) y el Athletic (Caparrós, Bielsa, Valverde, Ziganda, Berizzo y Gaizka Garitano).

Con 7 cambios en el banquillo está el Celta (Paco Herrera, Abel, Luis Enrique, Berizzo, Unzue, Mohamed y Cardoso). Con 8, el Sevilla (Manzano, Marcelino, Míchel, Emery, Sampaoli, Berizzo, Caparrós y Machín) y el Getafe (Míchel, Luis García, Contra, Quique Flores, Pablo Franco, Fran Escribá, Esnaider y Bordalás). Y con 9 la Real Sociedad (Lasarte, Montanier, Arrasate, Santana, Moyes, Eusebio, Imanol, Asier Garitano e Imanol) y el Villarreal (Garrido, Molina, Lotina, Velázquez, Marcelino, Fran Escribá, Calleja, Luis García y Calleja).

Los que más veces han cambiado de entrenador durante los nueve años que dura ya la 'era Cholo', es decir, a más de uno por temporada, son con el 11 el Valencia, (Emery, Pellegrino, Valverde, Djukic, Pizzi, Nuno, Gary Neville, Ayestaran, Prandelli, Voro y Marcelino) y el Betis (Mel, Garrido, Calderón, Velázquez, Merino, Mel, Merino, Poyet, Víctor Sánchez del Amo, Trujillo y Setien). Un ejemplo: en el tiempo que Simeone lleva en el mismo banquillo, Valverde, quien también acaba de renovar su contrato con el Barça, aunque solo por una temporada más, ha dirigido a Olympiakos, Valencia, Athletic y ahora a los azulgranas. En total, sumando los cambios de los 12 clubes indicados, el Cholo ha tenido enfrente a 91 técnicos, lo que da una media de casi 8 por equipo.

Y para acabar, qué mejor que otra frase de Lillo sobre los entrenadores : "No soy de los que cree que el liderazgo ha de ejercerse desde el banquillo. El entrenador ha de ser como Dios, estar en todas partes y en ninguna visible". Bueno, pues en esto Simeone también le lleva la contraria. El argentino es tan visible que ya hay quien en el escudo del Atleti ve un Cholo y un madroño... Y qué decir del banquillo, desde donde espolea a sus jugadores y también a su afición. Eso sí, curiosamente, cuando el argentino no ha podido estar en la banda, se ha quejado de que "los partidos se ven mejor en la grada, pero eres más partícipe desde abajo". Quién sabe, quizás por eso su Atleti juega mejor cuando él no está...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios