La guerra civil en AFE que desvela en qué manos (y dedos) está el fútbol español

Nadie duda de que detrás de la lucha de poder en el veterano sindicato de futbolistas se esconde la mano del actual presidente de la RFEF y ex de la propia AFE, Luis Rubiales

Foto: Luis Rubiales, presidente de la RFEF, y David Aganzo, su sucesor al frente de AFE. (EFE)
Luis Rubiales, presidente de la RFEF, y David Aganzo, su sucesor al frente de AFE. (EFE)

"Nosotros pusimos a dedo a David Aganzo; no está capacitado". Sirva el titular de la entrevista en el diario AS al vicepresidente y director deportivo de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) para confirmar que el fútbol no es sino el reflejo de la sociedad, o viceversa, de ahí que quienes ven peligrar su puesto o su cuota de poder no tengan ningún reparo en confirmar las vergüenzas que algunos denunciamos. Jesús Barbadilla, más conocido como Jesule, respondió a las acusaciones del presidente de su sindicato en el mismo medio y lo que hizo fue destapar las miserias que Luis Rubiales dejó en AFE antes de implantarlas en la Federación Española de Fútbol (RFEF), donde sabido es las que está liando con LaLiga, la Segunda B y Tercera, el fútbol femenino, el fútbol sala y, cómo no, los sindicatos de futbolistas.

La creación hace año y medio de Futbolistas ON, justo cuando AFE cumplía cuatro décadas de monopolio, es algo que desde el principio Rubiales se negó a reconocer. De ahí que haya rechazado sistemáticamente incluso recibir en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas a su presidente, su ex amigo y ex compañero Juanjo Martínez, y dejara a Futbolistas ON fuera del reparto de ese millón de euros que tradicionalmente la RFEF destinaba al llamado partido de AFE, del que, por cierto, como ex presidente de ese sindicato tiene mucho que callar. Pero ahí no queda la cosa, pues Rubiales también ha estado muy encima de Aganzo en asuntos tan dispares como el famoso partido de Miami o las negociaciones del convenio colectivo del fútbol femenino, el cual sigue sin firmarse.

[La intrahistoria de cómo los leales a Luis Rubiales 'asaltan' la AFE]

"A Aganzo lo pusimos a dedo los miembros de la Junta", confiesa Jesule, uno de los impulsores ahora de la moción de censura contra su presidente, para añadir que él le apoyó porque "bueno, era, evidentemente una cara visible, David Aganzo, que había sido jugador del Real Madrid". Sobran comentarios, ¿verdad?. "Si los ha echado por Rubiales, se equivoca", responde el todavía vicepresidente a una pregunta directa sobre la influencia del presidente de la RFEF en la guerra civil de AFE. "Aganzo también era amigo. Rubiales es el que lo mete aquí, en AFE (...) En su día dijimos que tenía que ser la unión de todos y en lo que se ha convertido es en el jefe y todo se tiene que hacer como él dice. Tampoco creemos que sea normal que a la gente que le apoyó y le ha hecho presidente se la quiera echar". ¿Entienden ahora de dónde puede venir el desencuentro con su amigo 'Rubi'?

Preguntado sobre si hay celos porque Aganzo fuera el elegido para suceder a Rubiales y no otro, Jesule es rotundo: "No. Si lo hemos puesto nosotros. Es el único presidente que no ha sido elegido en unas elecciones. Le ratificaron en los vestuarios porque los jugadores se fían de los delegados. Si en vez de Aganzo se hubiera presentado otro, hubiera logrado el mismo respaldo". Sobra decir que el malagueño toma a los futbolistas por tontos, pero, por si no le falta razón, yo se lo aclaro...

Y ojo a lo que añade: "Hemos querido que esto no salga a la luz porque no es bueno para AFE, pero… Están mintiendo (...) Teníamos unas elecciones sindicales con Futbolistas ON en las que había que mantener la unidad y por responsabilidad había que estar todos unidos, pero cuando ha llegado el momento en el que se ha acabado esta batalla, nuestra obligación de Junta nos hace decir “basta” con las actuaciones de David Aganzo y la forma de llevar el sindicato (...) Le dijimos “David, tienes que dimitir. Tienes que dimitir porque no queremos que esto salga a la luz pública, queremos que se quede aquí". A esto es lo que Rubiales le llama transparencia, sí.

Visto el nivel, normal que Jesule también caiga en la trampa del 'y tú más'. "Aganzo dice que he manipulado y que hemos mentido. ¿Y él? Dice que voy a seguir en AFE y si es así es porque le he puesto una demanda por acoso laboral referente a los derechos fundamentales y no puede despedirme hasta que se resuelva el caso en los tribunales. Eso no lo dice". Tremendo, sí. Como cuando desvela por qué fue despedido otro siniestro personaje como Peramos. "No fue destituido por ser la mano derecha de Rubiales o por llevar muchos años. Porque yo llevo los mismos. Hubo un problema con el calendario del año pasado y él se equivocó. Yo lo reconozco. Tuvimos una reunión, faltó el respeto a varias personas y fue despedido. Fue justo".

David Aganzo, presidente de AFE, entre Diego Rivas (i) y Jesule (d). (EFE)
David Aganzo, presidente de AFE, entre Diego Rivas (i) y Jesule (d). (EFE)

Una pérdida de 690.000 euros

La verdad es que Jesule se despacha a gusto, pues lo mismo desvela que "en AFE se están haciendo cosas como hacer firmar a todos los trabajadores un documento haciéndoles renunciar a las horas extras" o "desde que está David se han despedido entre 14 y 20 personas; ya no sé cuántas lleva" a que "a Aganzo no le correspondía un coche, pero lo tiene puesto a nómina porque, supuestamente, está de lunes a viernes para uso laboral y los fines de semana para uso propio" o "hay una foto que se llama 31 de diciembre, que es cuando se cierran las cuentas, y en un apartado viene una pérdida de 690.000 euros. Ese es el déficit. No podemos perder el dinero de los afiliados". Muy fuerte todo.

"¿Futbolistas ON? Aquí no tiene que entrar; ellos también tienen sus problemas", asegura Jesule en otro alarde de su nivel intelectual. Sí, lo cierto es que el nuevo sindicato se querelló contra su ex tesorera, Ana Vila, por sustraer supuestamente información confidencial. Lo más sospechoso es que lo hizo solo un día antes de dimitir, pero lo más grave sería que lo hubiera hecho a cambio o con la presunta intención de pasársela a los únicos que realmente podían estar interesados en tener acceso a unos archivos en los que se encuentran datos de alrededor de 2.700 futbolistas. Si, como denuncia el querellante, esos datos hubieran sido entregados a AFE, es de suponer que con vistas a sacar provecho en el mencionado proceso electoral, el asunto sería aún más grave.

De momento, lo que sí sabemos es que dos dirigentes de la AFE tendrán que comparecer ante el juez el 18 de octubre en calidad de testigos. Se trata de Diego Rivas y Antonio Sáiz, quien se alió con los rebeldes con mensajes muy duros de Whatsapp y luego sorprendentemente reculó. ¿Tendrá que ver este asunto de la tesorera de Futbolistas ON con la guerra civil de AFE? Pues no sería de extrañar, aunque lo más extraño es que todavía haya quien se extrañe lo que pasa en AFE y en todo el fútbol español en general, donde se nombra a dedo y se cobra a dos manos...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios