Por qué entran en la 'filosofía' del Athletic, pero prefieren fichar por la Real

La temporada pasada fue Mikel Merino y este verano Monreal y Robert Navarro, además de Remiro. Futbolistas que hasta no hace mucho se irían a Lezama, ahora acaban en Zubieta

Foto: Nacho Monreal, nuevo fichaje de la Real Sociedad, a su llegada a Zubieta. (EFE)
Nacho Monreal, nuevo fichaje de la Real Sociedad, a su llegada a Zubieta. (EFE)

El hecho de que la Real Sociedad hiciera oficial el fichaje de Nacho Monreal (Pamplona, 1986) a primera hora del pasado sábado fue interpretado, y no sin motivos, como una cortina de humo tras el lamentable partido que el equipo donostiarra hizo en el derbi disputado la noche anterior en San Mamés. Basta con decir que lo mejor para sus intereses fue que solo perdió por 2-0, pues para los 11 minutos el Athletic ya ganaba e Imanol en ningún momento supo cómo superar el planteamiento de Gaizka Garitano. "Nos han apretado siempre sabiendo qué íbamos a hacer", reconoció -o denunció, según se mire- Mikel Oyarzabal. Y eso fue exactamente lo que pasó.

[La proposición indecente de Urrutia (aunque Oyarzabal no es Demi Moore)]

Pero, volviendo a Monreal, tras las incorporaciones de Portu e Isak, la cesión de Odegaard y la llegada con la carta de libertad de Remiro, parecía que el fichaje del 22 veces internacional español era la guinda a una fortalecida plantilla a la que, sin embargo, aún faltaba otro jugador más por llegar, aunque en este caso de 17 años y en principio para el Sanse. Se trata de Robert Navarro, quien este lunes firmó por tres temporadas prorrogables a tres más y, aunque estará cerca del primer equipo, jugará en el segundo, que esta temporada dirige Xabi Alonso, un factor que a buen seguro habrá influido en este fichaje.

Si han sido numerosas las ocasiones en las que el Athletic ha intentado hacerse con Monreal, titular en uno de los grandes de la Premier como el Arsenal, recientemente sucedió lo mismo con este jovencísimo futbolista que recaló en la cantera del FC Barcelona procedente de Osasuna, de ahí que entrara en la 'filosofía' del club bilbaíno. Después de tener acordada su marcha al Arsenal, apareció en escena el Manchester City, pero el hecho de que los citizens hubieran sido multados y sancionados por la FIFA por el fichaje de jóvenes jugadores dio al traste con la operación y Robert Navarro acabó marchándose al Mónaco, con el que el 21 de enero debutó con tan solo 16 años. En La Masia aún lamentan su marcha...

La Real ya quiso fichar a Monreal la temporada pasada, después de haber intentado hacer propio con Unai Emery, el entrenador que precisamente tras ser el elegido para sustituir a Arsène Wenger en el banquillo del Emirates impidió la salida del ex osasunista. Sin embargo, tras renovar automáticamente por un año más, Nacho acababa contrato con el Arsenal en 2020, de ahí la disposición de los gunners a negociar su salida una vez que el jugador dio su visto bueno a la operación y por más que Emery haya contado con él en los tres partidos de la Premier que se llevan disputados, el segundo portando incluso el brazalete de capitán. El técnico hondarribitarra dispone para el puesto de lateral zurdo de Kolasinac y Tierney, recientemente fichado del Celtic.

Hace tiempo que Monreal llevaba pensado volver a casa y la opción del Athletic siempre ha estado ahí, latente pero insuficiente para él. A buen seguro que hubiera preferido regresar a LaLiga para jugar en Osasuna, su equipo de toda la vida, pero la opción de la Real también le agradaba y, dadas las circunstancias, era la más factible tanto desde el punto económico como deportivo. Dos años de contrato más un tercero opcional le garantizan alargar su carrera y hacerlo en un equipo, no solo saneado y con aspiraciones de jugar en Europa, sino rodeado de futbolistas con proyección internacional.

Robert Navarro, en un partido con el Mónaco
Robert Navarro, en un partido con el Mónaco

Los 135 millones de cláusula de Williams

Aunque casos como el de Iñigo Martínez me desmientan y la Real pague bien, el dinero ya no es lo único importante y la mayoría de los futbolistas también valoran las aspiraciones deportivas y proyectos que, aunque es verdad que en el último derbi no lo pareciera, ofrecen dos escenarios muy diferentes. Porque, que nadie se engañe, si el Athletic no ficha más es porque no puede, no porque no quiera y solo apueste por jugadores "de casa". Por si esto fuera poco, sabido es lo que cuesta salir de Lezama, y a casos como los de Fernando Llorente o Javi Martínez me remito. En la Real esto también se lleva con más naturalidad, aunque a sus aficionados les duela tanto o más en el orgullo ver salir a jugadores suyos. Sirva el dato de que después de que Iker Muniain renovara sin cláusula de rescisión como ejemplo de fidelidad, Iñaki Williams también renovó recientemente, pero con una cláusula de 135 millones, quién sabe si para evitar las malas tentaciones...

Y es que ver a Monreal en la Real es un golpe para el Athletic. Uno más, pues el club bilbaíno intentó convencer a Asier Illarramendi cuando decidió abandonar el Real Madrid, pero el mutrikuarra siempre tuvo claro que quería regresar a la Real, y sabido es lo que sucedió con la renovación de Mikel Oyarzabal, a quien el interés de los vecinos le sirvió para subir su cotización. Pero hay más: el verano pasado fue otro navarro y ex osasunista como Mikel Merino quien eligió el equipo donostiarra en lugar del Athletic. Por si fuera poco, el guardameta Álex Remiro se negó a renovar con el Athletic y, aunque su decisión le costó estar toda la temporada sin jugar, se comprometió con la Real, a la que el pasado 1 de julio llegó con la carta de libertad.

Volviendo a Monreal, aunque también puede jugar de central, y de hecho Emery le ha utilizado en el Arsenal en esa posición, el veterano defensa llega a la Real para fortalecer el lateral izquierdo, donde el joven Aihen Muñoz, con 22 años recién cumplidos, podrá crecer a su lado, mientras que el canterano, francés e internacional con Portugal Kévin Rodrigues ha sido cedido al Leganés. "No hicimos nada de lo que teníamos que hacer", dijo Oyarzabal tras el derbi de San Mamés. Bueno, pues esta temporada no puede decirse lo mismo de la dirección deportiva y de su máximo responsable, Roberto Olabe.

No lo he citado al principio, pero la Real Sociedad también ha fichado este verano a un central francés de 20 años, Modibo Sagnan, por el que ha pagado 4,5 millones al Lens. Veremos cuál es su aportación y su evolución, aunque en Zubieta hay otro central zurdo como Jon Pacheco que está llamado a jugar en el primer equipo en poco tiempo y al que Bakero ha querido llevarse este mismo verano al Barça, el camino que tomó él de una manera tan indecente. De momento, el navarro también acaba de renovar su contrato con la Real y seguirá a las órdenes de Xabi Alonso, quien ahora también contará con Robert Navarro. Y es que en Zubieta hay sitio para todos, sin necesidad de mirar el lugar de nacimiento o de procedencia. Porque, como dijo Xabi Prieto, "cuando alguien se pone la camiseta de la Real, ya es de aquí".

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios